Día 10º: 27 Ago: Belfast – Carrick-a-Rede – Calzada del Gigante – Dunluce -The Dark Hedges – Belfast.

RUTA DEL DÍA:

Belfast – Carrick-a-Rede: 94,29 kms.

Carrick-a-Rede – Calzada del Gigante: 13,03 kms.

Calzada del Gigante – Dunluce Castle: 7,08 kms.

Dunluce Castle – The Dark Hedges: 13 kms.

The Dark Hedges – Belfast: 79,48 kms.     TOTAL: 215,41 KMS.

En este décimo día de viaje vamos a viajar por los alrededores de Belfast. Para ello despues de desayunar muy bien en la cafeteria del Belfast International Youth Hostel, nos dirigimos a una oficina de Budget Rent-a-Car, para recoger el coche que habíamos alquilado para este día. La oficina se encuentra a unos 500 metros del Hostel, Great Victoria St., con lo que pudimos ir caminando. El alquiler del coche por un día nos costó solo 30,00 €.

Antes de salir de Belfast, queríamos ver la zona que fue el gran epicentro de los conflictos entre católicos y protestantes hace no mucho tiempo. En especial queriamos recorrer la ruta de los murales. Para hacer esta ruta existe la opción de coger los “taxis negros” que se dedican a hacer la ruta por los murales al mismo tiempo que el taxista te hace de guía.

Nosotros no tuvimos que elegir esta opción al tener ya nuestro coche alquilado. Pero aqui lo dejo, por si a alguien le interesa.

Antes que nada conviene resumir, de dónde viene el tema del conflicto norirlandés, o “The Troubles”, el problema en inglés. Este conflicto interétnico enfrentó por un lado a los Unionistas de Irlanda del Norte (de religión protestante, mayoritaria en la región) partidarios de mantener los lazos de unión con el Reino Unido. De otra parte están los Republicanos Irlandeses, en su mayoría católicos y que son partidarios de la Independencia o, en su caso, la integración de la provincia en la República de Irlanda.

Ambos bandos recurrieron a las armas, y la provincia se hundió en una espiral de violencia que duró desde el 8 de octubre de 1968 hasta la firma del Acuerdo del Viernes Santo, el 10 de abril de 1998, que sentó las bases de un nuevo gobierno, en el cual católicos y protestantes comparten el poder. Este conflicto a menudo descrito como terrorismo, guerra de guerrillas, conflicto de baja intensidad o, incluso, guerra civil ha causado gran cantidad de bajas civiles y militares y destruido muchas localidades del país.

Los orígenes del conflicto se remontan siglos, hasta la invasión normanda de 1169, que marcó el inicio de las rencillas entre Inglaterra e Irlanda. Después, en el siglo XVI, con la aparición del anglicanismo de Entique VIII, tras su ruptura con el Papa de Roma,  el conflico trascendió a lo religioso, pues la población en Irlanda era eminentmente católica. La colonizacion británica en 1609, del Norte de Irlanda, la Plantation of Ulster, disparó las tensiones, al confiscar tierras de los nativos irlandeses. que se agravaron con las medidas represoras de Oliver Cronwell entre 1649-53.  Se establecieron unas Leyes Penales, Penal Laws, que coartaban las libertades religiosas y políticas, además de eliminar los derechos legales de cualquiera que no apoyara a la Iglesia oficial anglicana.

images5555

A finales del siglo XVIII, se abolen estas Penal Laws. Esto permite a los católicos comprar tierras en Irlanda del Norte. esto aumentó la competencia por la tierra, además de abrir las puertas a los católicos para negocios antes monopolizados por los protestantes. Lo cual, lógicamente, no gustó a los protestantes y comenzaron los ataques a los católicos, que tampoco se quedaron atras en su respuesta. Asi hubo una rebelión católica en 1798 que fue duramente reprimida por los británicos.

Esto desembocó el la abolición del incipiente paralamento irlandés y la anexión del Ulster al Reino Unido en el año 1800. Los católicos lograron una Emancipación en 1829 que culminó con el Acta de Ayuda Católica, que reconocia derechos a los miembros de esta religión, dando a esta comunidad un importante poder político.

Pero los católicos lo que realmente querían es la independencia del Reino Unido. Así El conflicto se redefinió entonces como la lucha entre los que apoyaban el Acta de Unión al Reino Unido y aquellos que la rechazaban. En 1886 ambas corrientes se organizaron en torno a dos partidos políticos, los Unionistas y los Nacionalistas. El caso es que a principios del siglo XX, Irlanda del Norte logró alcanzar una Ley de autogobierno o de transferencia de competencias, la Home Rule, un autogobierno limitado del Ulster. En 1912 se aprobó esta ley, con la total oposición de los Unionistas, que con el fin de defender sus posiciones estaban dispuestos a usar las armas. De este modo se crea la organización paramilitar Fuerza Voluntaria del Ulster. Como contrapartida los nacionalistas formaron los Voluntarios Irlandeses. La guerra civil parecía inminente, pero el estallido de la I Guerra Mundial, enfrió el conflicto, aplazando la cuestión irlandesa.

En 1916 se produjo el Levantamiento Pascua, liderado por los nacionalistas Voluntarios Irlandeses, que fue sofocado rápidamente, pero que instauró una radicalización de la politica de los nacionalistas irlandeses, pasando estos ya a exigir la soberania completa de la región en lugar de la autonomia.

En 1918 el partido radical nacionalista, Sinn Fein,  ganó las elecciones al parlamento irlandés, y de manera unilateral crea un Parlamento propio en Dublin y la escision del Reino Unido. Al mismo tiempo, los Voluntarios Irlandeses se transformaron en el Ejército Republicano Irlandés (IRA), y comenzaron las hostilidades entre éstos y las fuerzas estatales británicas, dando comienzo a la Guerra Anglo-irlandesa (1919-21).

En 1920 se dicta la Ley de Gobierno de Irlanda, que se ratifica en 1921 con el Tratado Anglo-Irlandés que divide la isla en dos jurisdicciones, por una parte el Estado Libre Irlandes, que hoy es la Republica de Irlanda, tras alcanzar la soberania completa en 1949. Y, por otra parte, Irlanda del Norte. Este Tratado significó una paz de facto, entre ambos bandos. Sin embargo, ciertos elementos del Sinn Féinn contrarios a los términos del tratado (especialmente los referidos a la división de Irlanda) se opusieron a su aplicación y el IRA se convirtió en su brazo armado de los opositores, que iniciaron hostilidades contra el legítimo ejército del nuevo Estado Libre Irlandés, dando origen a la Guerra Civil irlandesa, que termino en 1923 con la derrota de los rebeldes.

En cualquier caso, continuó existiendo un remanente de combatientes del IRA, ilegal en las dos Irlandas, y que ideológicamente era enemiga de ambas, puesto que su último fin era la reunificación, aunque fuera por la fuerza de las armas.

Irlanda del Norte, por su parte, continuó integrada en el Reino Unido aunque con un sistema de gobierno propio estructurado a través de su propio parlamento. Persistiendo la confrontacion entre católicos y protestantes. Consecuencia de ello , fueron los continuos rebrotes de violencia que surgieron en la región y que desembocaron en el gran estallido de 1969, tras las manifestaciones de la Nicra. Esta asociación lanzó en 1967 una campaña pacífica para defender los derechos civiles de la minoría católica, emulando los movimientos de Martin Luther King en los Estados Unidos, en defensa de los derechos de los negros.

En un primer momento estas movilizaciones pacíficas fueron bien aceptadas por el Primer Ministro de Irlanda del Norte, Terence O’Neill, pero los Uninistas lo tacharon de “vendido” y comenzaron a reproducirse actos violentos, respondidos igualmente por el IRA. Asi que se lió la gorda, ys e produjeron violentos enfrentamientos en numerosos barrios de Belfast. Viendo la situación el gobierno de Irlanda del Norte, pidió ayuda del ejército británico para restaurar el orden.

Y asi continuó la situación, con la ocupación britanica y continuos rebrotes de violencia, unas veces más graves que otras, atentados terroristas del IRA, y represalias por parte del ejercito británico. Hubo una declaración de alto el fuego por parte del IRA en 1975, aunque en 1976 volvieron a los atentados.

Estas campañas paramilitares continuaron hasta las treguas de 1994 y 1997. Tras las treguas de los paramilitares, comenzaron las conversaciones entre los principales partidos de Irlanda del Norte con el fin de llegar a un acuerdo político, que desmbocaron en el Acuerdo de Belfast de 1998. Con este acuerdo se devolvió la autonomía a Irlanda del Norte basándose en un reparto del poder entre católicos y protestantes. Asimismo se contemplaba el cierre de cuarteles y retirada de tropas británicas cuyo asiento natural no estuviera situado en el Ulster. En agosto de 2007 se concretó finalmente el retiro de tropas británicas previsto por el tratado de paz.

Oficialmente el IRA se consideró desmantelado por el gobierno británico el 3 de septiembre de 2008. Se calcula que entre 1969 y 2001, 3.526 personas murieron de manera violenta debido al conflicto. Hoy en dia la situación se puede considerar de paz aunque aun prevalecen algunos grupúsculos disidentes del IRA que siguen queriendo hacer fracasar el proceso de paz, al no haber llegado a conseguir la total independencia de Ulster, como ellos querían.

Y en ese marco, nos encontramos cuando nos encaminamos hacia la zona fronteriza del conflicto donde se separa la zona protestante, en torno a la calle Shankill Road, de la católica en Falls Road. Todavía persiste un muro que separa estos sectores en la calle Cupar Way.

Esta zona se encuentra al oeste de Belfast, y se percibe que son unos barrios mucho más pobres que lo que vimos ayer. Son barrios tipo obreros mucho más humildes. En cualquier caso, en ningún momento tuvimos sensación de inseguridad. Pero su gran atractivo radica en los innumerables murales que cubren las fachadas de muchos de los edificios y de los propios muros de separación en la calle Cupar Way.

Los murales más famosos, de la parte protestante se encuentran en Shankill Road, y el parte católica en Falls Road. Los murales expresan reivindaciones politicas, recuerdan a heroes de las luchas, o detalles historicos. Realmente, son impresionantes, y especialemente sobrecogedores los de Cupar Way, esa calle con altisimas vallas de acero, que separan a los dos bandos.

Lo cierto es que fuimos callejeando con el coche, sin un rumbo fijo, y acada paso nos encontrabamos un mural, estacionabamos el coche, hacíamos las fotos y continuamos la ruta.

Sin lugar a dudas es una ruta superinteresante y totalmente recomendable si visitas Belfast. Cuando entendimos que ya habiamos visto bastante, continuamos nuestra ruta del día. El objetivo la ruta turistica más famosa de Irlanda del Norte: la Giant’s Causeway, o Ruta de la Calzada del Gigante.

La primera parada era ver el puente colgante de Carrick-a-Rede. Pero inesperadamente, nos topamos con lo que iba a ser el final de nuestra ruta del día, The Dark Hedges. Se trata de uno de esos tesoros escondidos que solían pasar desapercibidos por la falta de publicidad, en algunos destinos turísticos. El caso es que, el lugar se ha hecho mundialmente famoso gracias a la serie “Juego de Tronos“, pues unas de las más recordadas escenas se grabaron aquí. Por este camino es por donde escapa Arya Starks, de Desembarco del Rey, tras el asesinato de su padre, disfrazada de chico, rumbo hacia Invernalia.

The Dark Hegdes se encuentra un tramo único de la carretera de Bregagh Road, en Ballymoney, frente al Club de Golf Gracehill. Se trata de un camino de 150 árboles del siglo XVIII, creado por la familia Stuart para impresionar a los invitados a visitar su mansión. Son enormes hayas plantadas en los arcenes, cuyas ramas se entrelazan cubriendo la carretera con un techo vegetal.

20150827_111229

Teníamos previsto visitar este lugar a la vuelta, pues habíamos leído que al atardecer los reflejos del sol sobre las hayas le dan al lugar un toque mágico, pero el caso es que el navegador nos trajo por sorpresa a este sitio, camino de Carrick-a-Rede. Y lógicamente tuvimos que parar para disfrutar del lugar, aunque volveremos más tarde.

 

Continuamos hacia Carrick-a-Rede, que no se encuentra mucho más lejos de allí. Este lugar forma parte de la muy turística Ruta de la Calzada del Gigante, o Giant’s Causeway. Se trata de un impresionante un imprsionante puente colgante de 20 metros de largo que une el litoral de la zona de Antrim, cerca de Ballintoy, con la isla rocosa Carrick-a-Rede. Fue constuido por los pescadores de la zona, para cruzar facilmente para pescar salmón.

El entorno que se nos muestra es un paisale excepcional, de la abrupta costa del Norte de Irlanda, donde el verdor de la costa se mezcla con el negro o grisaceo de las rocas de los acantilados y el mar azul como fondo.

Desde el lugar habilitado para parking, hay que caminar unos diez minutos hasta el puente. El puente tiene 20 metros de largo y está a 30 metros de altura sobre el mar. Si hay mucho viento no se podrá cruzar, pues se mueve bastante y no pueden atravesarlo a la vez mas de 8 personas.

El puente se colocó por primera vez hace más de 350 años. Y desde no hace mucho, el National Trust lo reparó y habilitó para uso turístico. Cobran 5,90 € para cruzarlo, y esta abierto, si el tiempo lo permite, todos los días de 9:30 a 19:00 h.

Al otro lado del puente, se puede pasear por la isla desde la que se ven unas magníficas vistas  de esta costa, y en días claros hasta la costa de Escocia.

Continuamos nuestra ruta hacia la Calzada de los Gigantes, que se encuentra a unos 13 kms de Carrick-a-Rede. En el camino nos encontramos con granjas de vacas irlandesas y algún bar, en uno de los cuales paramos para comer.

Tras el almuerzo, llegamos a la Calzada de los Gigantes. En la carretera vemos un gran parking habilitado, en el que cuesta 8 libras aparcar. Sin embargo, un poco más adelante hay una pequeña estación de trenes, donde encontramos otro aparcamiento que es gratuito. Merece la pena intentar aparcar aquí, para ahorrar dinero.

Tras dejar el coche, junto a la estación de trenes, no ponemos en camino de la famosísima Giants Causeway, que desde 1986 es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Hay un autobus que puede llevarnos directamente hasta el monumento natural, pero creo que merece la pena ir caminando, son solo unos dos kilometros y puedes admirar las vistas de los acantilados, que también son excepcionales.

Comenzó a llover cuando llegamos hasta el fenómeno natural. Ya desde lejos podemos admirar su increible grandeza. Comenzamos a ver los increibles prismas perfectamente encajados que parecieran colocados allí por alguna mano humana.

Para explicar el origen de esta maravilla geológica tenemos dos teorías, una fruto de la leyenda y la otra la cientifica: La leyenda celta hace referencia narra la lucha entre dos gigantes, uno irlandés llamado Finn MacCool y otro gigante de la isla escocesa de Staffa (donde también hay columnas de basalto), Bennandoner, que luchaban entre sí lanzándose piedras.

Las piedras que se lanzaron formaron las columnas de basalto en ambos lugares, y las que quedaron en medio crearon una calzada entre Staffa e Irlanda. El Gigante de Staffa la cruzó con intención de matar al Gigante Irlandés. Pero por suerte para él, Oonagh, la mujer del gigante irlandés, se dio cuenta y tuvo la idea de vestir a su marido con ropa de bebé. Cuando el escocés vio al gigante bebé, pensó: “si el niño es así, como será el padre?”. Así que se dió media vuelta y huyó precipitadamente a Staffa, pisando tan fuertemente las rocas de la Calzada de los Gigantes que acabó hundiéndolas y se ahogó en el mar. Así nació la leyenda sobre estas columnas mágicas.

Esta es la leyenda, pero la explicación científica es más creíble. Hace aproximadamente 60 millones de años el enfriamiento rápido de la lava de una caldera volcánica originó la formación de unas 40.000 columnas de basalto de forma hexagonal que hoy recorren esta región de la costa norte irlandesa. la lava incandescente en una chimenea vocánica o en una colada puede llegar a enfriarse in situ cuando el volcán o caldera cesan en su actividad eruptiva.

Este enfriamiento da origen a la formación de basalto, que es una roca cristalina, aunque con cristales sumamente pequeños debido a que su enfriamiento fue muy rápido y con una presión mucho más débil que la que soportan las rocas ígneas que dan lugar a la formación de granito a mayores profundidades: de hecho, el basalto se va formando en la superficie de la lava en el cráter o caldera y va progresando en profundidad. A medida que el basalto va formándose disminuye su volumen y se forman prismas generalmente hexagonales cuya separación compensa la disminución de su volumen. Posteriormente, la erosión actúa primero sobre las rocas de los alrededores debido a que el basalto es mucho más resistente, quedando al descubierto dichas columnas.

Por momentos, la lluvia comenzó a ser mucho más fuerte, y como no había donde guarecerse, llegamos a pensar que habría tomar el autobus y regresar al coche. Por suerte no lo hicimos y poco despues la tormenta cesó, las nubes se fueron y nos quedó una magnifica tarde incluso soleada, que nos permitió disfrutar plenamente de este maravilloso lugar. Trepando cuan niños, por las columnas de basalto y haciendo multitud de fotos a los charquitos encerrados en cada prisma de las columnas y viendo donde llega el nivel del mar cambiando de color en cada una de las columnas.

Hay una parte de enormes columnas donde todavia no se puede apreciar la forma geometrica de las mismas. Esto se debe a que todavía no se ha dado la erosión suficiente como para retirar los restos de otras rocas, “limpiando” las columnas de basalto.

Por otra parte, en una colina a lo lejos se aprecian lo quie se conoce como las chimeneas. Éstas son chimeneas volcánicas que se enfriaron más lentamente, y que por tanto, no tienen la forma geométrica perfecta de sus hermanas que se enfriaron rápidamente. Siguiendo la leyenda, se dice que esa era la cocina de los gigantes.

Pues bien, en las rocas junto al mar encontramos un lugar para sentarnos y difrutar relajadamente de los rayos de sol y el sonido de las olas chocando contra las rocas. Un momento glorioso, que aprovechamos para descansar.

Podemos decir que dentro de todo lo maravillos que estábamos descubriendo en nuestro viaje por Irlanda del que llevamos ya 10 días, este es uno de los lugares que más se nos han quedado grabados. Solo por ver esta maravilla natural vale la pena viajar hasta aquí. Con algo de nostalgia tuvimos que dejar la Calzada del Gigante, pues había que continuar la ruta.

A solo 7 kms de la Calzada del Gigante, se encuentra el Castillo de Dunluce. Situado sobre una península de basalto, rodeado de empinados acantilados a 9 metros sobre el mar. La mayor parte de las ruinas que prevalecen del castillo son de los siglos XVI y XVII.

Las dos grandes torres con forma de tambor son los elementos más antiguos del castillo. El Castillo de Dunluce fue construido en el siglo XIII por Richard de Burgh, segundo conde de Ulster, en el período anglo-normando de Irlanda. Fue una antigua fortaleza celta antes del período Normando, llamada Dun Lois. Durante las excavaciones arqueológicas se encontraron pruebas de la presencia de los primeros cristianos y de vikingos.

El castillo sufrió tres grandes asedios en los años 1584, 1641 y 1690. Y en 1588 la galeaza Girona, de la Armada Invencible naufragó en sus costas. Se encontraron 260 cadáveres en la playa que fueron enterrados en el cementerio cerca de la iglesia de San Cuthbert. Sólo hubo 9 sobrevivientes que fueron trasladados a Escocia por Sorley Boy MacDonnell, conde de Antrim. Los cañones de la nave se instalaron en las porterías mientras el cargamento fue vendido y el dinero ganado se utilizó para restaurar el castillo.

En 1639 una parte de la cocina, con todos los sirvientes, se desplomó en el mar. Según la leyenda, sólo un chico sentado en un rincón del cuarto se salvó. Tras el colapso de la cocina, la esposa de Randall MacDonnell II se negó a vivir dentro del Castillo de Dunluce. El castillo fue abandonado después del empobrecimiento de los MacDonnells a causa de la Batalla del Boyne en 1690, en la que el rey católico Jaime y el rey protestante Guillermo se disputaron los tronos inglés, escocés e irlandés.

Bajo el puente de acceso al castillo se encuentra una cueva conocida como la Cueva de la Sirena. Las vistas de los acantilados, las abruptas playas y las nubes tormentosas del horizonte nos muestran un paisaje espectacular.

Teniamos prevista otra visita en este día. Se trata de las destilerias de whisky de Old Bushmills Distillery, que datan de 1608. Pero desgraciadamente se nos hizo ya tarde para visitarlas, pues la última admisión era a las 17:00 h. Otra vez será.

Architecture of Belfast, Northern Ireland

Así que continuamos el camino en busca nuevamente de The Dark Hedges. Apareció una nueva tormenta con gran aparato electrico que nos permitió ver unos imponentes rayos y cuando pasó un precioso arco iris. Este es el tiempo de Irlanda: Sol, nubes, tormenta, rayos, arco iris y de nuevo el sol, y vuelta a repetir. No hemos visto nunca un tiempo tan cambiante.

Curiosamente, si a la ida nos topamos, sin esperarlo, con este impactante camino de hayas, ahora a la vuelta, no lográbamos encontrar este tramo de la carretera de Bregagh Road. Dimos unas pocas de vueltas para tratar de encontrarlo y cuando casi íbamos a desistir, apareció, nuevamente, de la nada. Sin dudas este lugar tiene que tener algo especial.

Si por la mañana el lugar estaba a la vez precioso e inquientante, este efectgo ante nuestro ojos se multiplicaba varias veces, al ver como los rayos de sol se filtraban entre las enormes ramas de las centenarias hayas que flanquean en camino.

Después de recorrer varias veces la carretera haciendo fotos, era el momento de regresar ya a Belfast. Sin lugar a dudas esta Ruta de la Calzada del Gigante nos ha enamorado. Todos los lugares visitados son impresionantes. Tanto que ya nos dan ganas de volver. El siguiente video resume lo que fue esta maravillosa ruta:

Llegamos a Belfast bien entrada la noche. Como la oficina de Budget se encontraba muy cerca del Hostel, decidimos dejar ya el coche en las puertas de la oficina, pues aparcar por aqui no es fácil. Y ya al día siguiente solo teniamos que entregarle las llaves en cuanto abran la oficina.

Ya era bastante tarde, y picaba el hambre con lo que rápidamente buscamos un lugar para cenar. Eran más de las 22:00 h y algunos locales ya estaban cerrados. Por suerte encontramos abierto un restaurante thailandés, Thai Village, en la calle Dublin Road, no lo pensamos más y cenamos allí, buena comida, aunque un poco más cara de lo deseado.

Después de la cena, caminando unos 300 metros hasta el Hostel, para descansar de este largo e intenso día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s