Día 11º: 9 Ago: Skogafoss – Vik – Skaftafell – Höfn.

RUTA DEL DIA:
Skogafoss – Dirhólaey: 27,70 Kms.
Dirhólaey – Vik i Mirdal: 18,90 Kms.
Vik i Mirdal – Kirkjubaerklaustur: 74 kms.
Kirkjubaerklaustur – Skaftafell/Vatnajökull: 71 kms.
Skaftafell/Vatnajökull – Jökulsárlón: 57,6 kms.
Jökulsárlón – Höfn: 80,4 kms.
TOTAL: 310,70 KMS

Qué bonito fue despertarse y ver desde nuestro camper la espectacular vista de la Cascada Skogafoss.

20180809_100701

Ansiosos de ver más cerca tamaña maravilla, nos preparamos el desayuno. Mientras desayunábamos se acercó un chico de la gestión del camping para cobrarnos nuestra estancia. Desde luego no se le iba a pasar.

IMG-20180809-WA0000

Después del desayuno, nos dirigimos hasta la cascada. Esta cascada es una de las más conocidas y visitadas de Islandia. El río Skógá salta un muro para descolgarse sobre una llanura creando esta Cascada de 62 metros de altura y unos 25 de ancho. La vista se hace más espectacular al no haber edificios o montes que tapen la vista de la Cascada. Así Skogafoss destaca en el farallón que domina la llanura costera. Además el verdor que la rodea, la hace destacar mucho más.

 

 

 

Hay un sendero que permite ascender hasta la parte superior de la cascada. Las vistas desde allí son impresionantes.  Como espectaculares son los arcoíris que se forman con los reflejos del sol en el agua. Desde aquí arriba podemos ver ya los hielos del gigantesco glaciar Vatnajökull, que ocupa buena parte del interior de la isla.

 

 

 

Como también vimos pastando en las colinas las primeras ovejas islandesas que vimos en nuestro viajes. Por cierto, en nuestro viaje descubrimos una curiosidad al respecto de estas ovejas. La razón por la que las ovejas de Islandia, siempre van de tres en tres. Se nos pueden ocurrir varias razones: ¿Porque están yendo al baño (como las mujeres, en corrillo)?. ¿Porque son un chiste… el inglés, el francés y el español que van por Islandia…?. ¿Porque son muy juguetonas y les van los tríos (anda, pillinas…)?. ¿Porque no hay dos sin tres?… Bueno, pues la explicación más real está en que las hembras paren generalmente a dos crías cada año. Cuando las crías crecen alcanzan el tamaño de la madre pero no se separan de ella. De ahí que siempre vayan juntas.

En cualquier caso, estas ovejas de raza merina, son un emblema de Islandia y una de las mayores fuentes de producción del país al ofrecer lana de primera calidad y leche con la que por ejemplo se hace el riquísimo Skyr.

En fin, dejamos ya Skogafoss y nos dirigimos hasta la costa sur de Islandia. Siempre que abandonamos un Camping en Islandia, hay dos tareas que hacer: una y primordial es llenar el depósito de gasolina del coche, en cuanto veamos la primera gasolinera. No sabemos qué nos vamos a encontrar más adelante y mejor llevar siempre el depósito lleno. La segunda tarea es comprar los víveres para el día: agua y comida. Si no encuentras un supermercado. las gasolineras son un buen recurso, pues suelen estar muy bien abastecidas de todos los productos de primera necesidad.

A 27 kms de Skogafoss se encuentra la localidad costera de Vik i Myrdal, una de las pocas poblaciones que hay al sur de la Ring Road. La población consiste en unas pocas granjas y una iglesia con techos rojos con su torre que destaca en medio del verdor de la montaña. La localidad se encuentra muy cerca de glaciar Myrdalsjökull, que oculta bajo su manto helado el volcán Katla.

IMG_9939

Tiene esta población varios atractivos naturales. El primero que visitamos es el Arco de Dyrhólaey. Este arco de piedra formado de lava volcánica se encuentra en el lado oeste de la playa Reynisfjöru. El arco de piedra se eleva hasta los 120 metros lo que permite unas impresionantes vistas de las playas de arena negra aledañas y del bravo océano que azota esta zona de Islandia.

Las playas son de una belleza inigualable. Para mi, una de las playas más bonitas que he visto en mi vida.  Hacia la izquierda del Arco se ve la preciosa playa negra de Reynisfjöru. Y hacia la derecha vemos las rocas y acantilados de Dyrhólaey.

 

En estas rocas anidan numerosas aves borales como los simpáticos frailecillos con sus grandes picos de colores, pecho blanco y alas negras, como si llevaran un smoking.

IMG_0035

Seguimos en coche, hasta Vik i Myrdal para bajar a la playa Reynisfjöru. En el extremo este de la misma se pueden ver unos pitones volcánicos dentro del mar, que conocen como Reynisdrangar. Hay una leyenda que dice que esta agujas serían los restos de un barco de tres palos que encalló en el cabo y que dos trolls intentaron arrastrar hasta la costa. Pero el sol los sorprendió en pleno trabajo y se convirtieron en piedra.

IMG_0041

Acercarse a la orilla de esta playa con mal tiempo puede ser arriesgado, pero con el esplendido día que hacia, no dudamos un instante en hacerlo. Pudiendo incluso juguetear con las olas.

Fue aquí en Vik i Myrdal, donde llenamos el depósito de gasolina del coche y compramos la comida para el día. Después continuamos el camino hasta la siguiente parada. El siguiente destino era el Parque Nacional Vatnajökull, el más grande de Europa. Creado en 2008 reúne los anteriores parques de de Jökulsárgljúfur y Skaftafell, ocupando 12.000 km2. El nombre proviene del inmenso glaciar Vatnajökull, de 8.000 km2, que ocupa el 8% de la superficie total de Islandia.

La distancia desde Vik i Myrdal es de unos 145 kms. Durante el camino, nos encontramos más ovejas en la carretera. También vimos los efectos de las erupciones volcánicas en unas zonas desérticas donde la lava impide el crecimiento de cualquier tipo de vegetación, excepto un musgo que surge sobre la roca volcánica porosa, gracias a la humedad. Paramos para ver mas cerca esta extraña vegetación. es una divertida sensación caminar por estas praderas de musgo, la sensación es la de caminar por un suelo almohadillado.

Después de hacer el cabra un buen rato, continuamos el camino hacia el glaciar. Conforme íbamos acercándonos vamos viendo cada vez más cerca la imponente lengua blanca de hielo, que nos indica que estábamos llegando a nuestro siguiente destino.

IMG_9953 IMG_9954

El glaciar se sitúa sobre una cadena de volcanes que se acercan a los 2000 metros de altura. Entre ellos el Grímsvötn o el Bárðarbunga. La zona ha sufrido varias erupciones recientes (1996, 1998, 2004 y 2011) lo que muestra el cóctel telúrico que es Islandia: agua, hielo, tierra, fuego, lava y viento. Aquí comprendemos porqué a Islandia se la conoce como la “Tierra de Hielo y Fuego“. Y es que el glaciar con sus inmensas capas de hielo contiene toda la inmensa fuerza volcánica del subsuelo de Islandia.

El interior de este inmenso parque solo es accesible con vehículos 4×4 y en excursiones organizadas. Se trata de la inhóspita zona de Landmannalaugavegur. El pueblo idóneo para plantar el campamento y explorar esta zona es Kirkjubaejarklaustur, o abreviadamente Klaustur. Pero esto ya es otro viaje. Nosotros continuamos el camino hasta Skaftafell, el acceso por el sur al glaciar Vatnajökull.

20180809_160317

Aquí aparcamos el coche en la zona habilitada donde se encuentra un área de interpretación del parque, donde nos informamos de lo que hay que ver por allí. Hay dos senderos bien marcados. Uno nos lleva hasta la laguna glaciar donde se derrama el Vatnajökull. El recorrido es de unos 2 kms.

 

 

 

Conforme nos vamos acercando al glaciar, el frio se hace más intenso. Impresiona ver los enormes bloques de hielo y sus tonalidades que van desde el blanco al gris o negro pasando por el azul celeste. Algunos bloques se han ido despegando y flotan como icebergs en la laguna. Un paisaje impresionante sin duda.

Después de hacer un montón de fotos y videos, regresamos al área de interpretación y nos dispusimos a almorzar, en esta ocasión nos preparamos unos bocadillos de un fiambre de rosbif muy ricos.

La otra ruta que se puede hacer desde aquí, es alcanzar la Cascada Svartifoss, una catarata negra con forma de órgano. La cascada de no muy grandes dimensiones para lo que estamos viendo por aquí, destaca por las columnas poligonales de piedra basáltica negra que la rodean, un paisaje muy peculiar. Está a unos tres cuartos de hora del área de interpretación. El camino es un continuo sube y baja pero no es difícil de hacer.

 

 

 

Contrasta bastante la vegetación que hay en este sendero, comparándola con lo que habíamos visto antes. Y es curioso ver de lo que es capaz la naturaleza, al forma esos bloques hexagonales perfectos, que parecieran tallados por mano humana. Recuerdan mucho a los de la famosa Calzada del Gigante de Irlanda del Norte (ver en mi blog la categoría del Verano 2015).

Cuando regresamos de ver esta cascada ya íbamos un poco contrarreloj, pues nos quedaba que ver aun el lago glaciar de Jökulsárlón. Uno de los lugares más bellos de Islandia.

20180809_205550.jpg

Este lago se encuentra a 57 kms de donde estábamos, así que tardamos en llegar casi una hora. El lago glaciar de Jokulsarlon es uno de los lagos más particulares de Europa. Situado entre el mar y el glaciar de Vatnajökull, el lago apareció entre 1934 y 1935 como embalse acuático resultado del deshielo de dicho glaciar. Hoy el lago cubre una extensión de 18km2 y alcanza en algunos puntos los 260 metros de profundidad. Una de las lenguas del inmenso glaciar de Vatnajökull es la que alimenta este lago con bloques de hielo que se van separando del grueso del glaciar. Su nombre, para recordar: Breiðamerkurjökull. Mezclados con la arena volcánica negra la gama de colores producidos por el hielo puro va del azul turquesa y el blanco pálido al negro de la lava.

El espectáculo es inenarrable. Llegamos al atardecer y no creo que hayamos visto una puesta del sol más bellas en nuestras vidas. Las formas de los bloques de hielo, la gama de colores los reflejos en el agua. Hicimos fotos de todas las formas. Un lugar mágico.

Incluso tuvimos la oportunidad de ver una foca nadando plácidamente en estas gélidas aguas.

Nos dio pena y pereza irnos de un lugar tan bello, pero había que seguir. Nos quedaban 80 kms hasta llegar a Höfn, el pueblo donde íbamos a pernoctar esta noche. Era ya de noche cuando llegamos al Höfn Camping Ground. Este camping estaba bastante mejor que el del día anterior en Skogafoss, aunque eso no era muy difícil de conseguir. En cualquier caso fue uno de los mejores campings de los que estuvimos en Islandia. El precio por pernoctar una noche fue de 12 € por persona.

Tenia el camping un espacio para cocinar, con la posibilidad de usar hornilla eléctrica para preparar la comida. Nos preparamos la cena, compartiendo espacio con otros campistas. Por cierto, pudimos comprobar las cosas tan desagradables que comen alguna gente en los campings (gachas, pasta con un aspecto muy mejorable, guisos indescifrables, … ). En fin, nosotros modestamente comemos mejor.

Bueno, pues después de cenar y darme la ducha que no me atreví a tomar en el camping de Skogafoss, nos fuimos a dormir y soñar con las maravillas que hemos visto durante este intenso día.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s