DIA 5º: 6 AGO: KUOPIO

El quinto día de nuestro viaje lo pasaríamos descubriendo Kuopio y su entorno. Fue bonito y hasta emocionante, comprobar que apenas a las cuatro de la mañana era ya de día. Realmente la noche en estas latitudes, durante el mes de agosto, casi no llega a caer, y a esa temprana hora una luz mañanera entraba ya por la ventana de nuestra cabaña, con lo que merecía la pena asomarse afuera y ver la absoluta calma que en ese momento había en todo el camping de Rauhalhati.

Bueno, después de esta experiencia, y una vez a una hora ya más “decente”  para levantarse y desayunar, estábamos preparados para salir a conocer Kuopio.     

Kuopio es una ciudad de unos 97.000 habitantes, siendo la octava en tamaño de Finlandia. Se encuentra rodeada por el enorme lago Kallavesi, con sus 472,76 km². Varios barrios de la ciudad se localizan en las innumerables islas de este lago a las que se accede a través de numerosos puentes o en barcos a las más pequeñas. La gran colina de Puijo domina la ciudad, en un país donde las altas montañas son muy escasas. Es la capital de la región llamada Savonia del Norte y el principal centro cultural de la parte oriental de Finlandia.   

La fundación de Kuopio data del 1653 gracias al gobernador Peter Brahe, pero se reconoce como fecha oficial el 17 de noviembre de 1775, cuando el rey Gustavo III de Suecia ordenó el establecimiento de la ciudad de Kuopio.

La principal actividad que se puede hacer para visitar Kuopio en verano, es un crucero en barco, por el lago que la rodea. Hay numerosas posibilidades tanto durante el día como en cruceros nocturnos, que hasta pueden hacerse con cena incluida.

Algunos de estos barcos como el MS Ukko, que es el que nosotros cogimos se construyeron a finales del siglo XIX, y algunos tienen capacidad de hasta 200 pasajeros. El crucero que tomamos, duraba una hora y media, y su coste 18 € por persona, la mitad para los niños.

Los barcos se toman en el propio puerto de pasajeros y aunque se puede reservar por anticipado, nosotros lo hicimos directamente. En estas fechas el turismo en la zona empieza a decaer y no había mucha gente. No seríamos más de 20 las personas en el barco, con lo que el paseo fue súper-agradable. 
En el recorrido la megafonía va relatando en varios idiomas (no en español) lo que se va viendo.

Es absolutamente recomendable este crucero. Te da la posibilidad de adentrarte entre las islas del lago y ver de cerca las viviendas de los habitantes de la región. Ver cómo vive la gente del lugar.

Es interesante ver como, por lo general cada parcela, tiene una casa, la mayoría de madera y junto al lago una pequeña caseta, con acceso directo al agua, que es la sauna.

Y es que la sauna forma gran parte de la cultura finlandesa que no se puede comparar con ninguna otra cosa. Para los finlandeses es una necesidad ir regularmente a la sauna, y si pasan demasiado tiempo sin ella, empiezan a sentirse incompletos. Durante siglos, la sauna ha sido un lugar para la limpieza tanto física como espiritual, para estar desnudo en todos los sentidos de la palabra, y para entrar en el corazón de la humanidad. La sauna es una forma de vida en Finlandia. Los niños toman sus primeras saunas con sólo unos pocos meses de edad, y desde entonces, ya nunca lo dejan.      
Compartir sauna con alguien es crear un vínculo, es conversar sobre problemas reales, sin pequeñas charlas. En Finlandia, las decisiones importantes se toman en las saunas, no en las salas de juntas. A lo largo de la historia, no ha habido Finlandia sin sauna. 
Y es por ello que en Finlandia se dice que hay más saunas que finlandeses, hasta el punto de que la palabra Sauna, es casi la única que el, ininteligible para nosotros, idioma finés ha exportado al mundo.

Comenté anteriormente que Kuopio se ubica en medio del Lago Kallavesi. Este lago está en el corazón de la identidad de Kuopio y Savonia. 

“Oh, Kallavesj, Kallavesj, tú, lago entre los lagos, donde Madre lavó tantas veces mis camisas, donde Padre escondía su trampa de rutilos, donde mi hermano alumbraba furtivas sus capturas, escudriñando, tentando”.


Los versos citados arriba pertenecen a la Kallavesj, la canción tradicional de la región de Savonia y cuyo nombre imita la ortografía de su pronunciación local. En ella se glosa la inmensa añoranza de un hombre de Kuopio que tuvo que emigrar a América y que sueña con las orillas de su amado lago Kallavesi.

Este lago, el mayor del norte de Savo, se extiende alrededor de la ciudad de Kuopio. Los puentes de Kallansillat en la carretera principal 5 parte el lago en dos partes, la de Kallavesi Norte y la de Kallavesi Sur. El Kallavesi forma parte de la región lacustre de Iso-Kalla, que abarca 890 km², además de las laberínticas zonas de Juurusvesi, Muuruvesi y Riistavesi con aguas a un mismo nivel, además del cristalino lago de cráter Suvasvesi, el tercero más profundo de Finlandia.

El lago Kallavesi alberga un elevado número de islas, unas habitadas y otras no. Además de orillas rocosas y agrestes, esta zona también alberga playas de arena y bahías cenagosas en varios lugares, ideales por otra parte para la práctica de la pesca.      

Desde luego es fácil entender el amor que tienen los habitantes de Kuopio por su lago, al realizar este crucero. Es una zona maravillosa. Un auténtico gustazo navegar por esas aguas tan tranquilas, ver los reflejos de los bosques e islas en el agua, ya las encantadoras casitas en las orillas.

Bueno hay casitas, casas, bloques de pisos y auténticos casoplones, con el típico diseño finlandés.

Almorzamos en el Restaurante RAX. Es un restaurante pizza-buffet. Donde por un módico precio, unos 12 €, tienes a tu disposición una completa variedad de pizzas, ensaladas, pasta, alitas de pollo, postres, … La verdad es que se come muy bien aquí. Lo recomiendo por calidad y precio.

En el centro de la plaza se encuentra el mercado estilo Art-Noveau, Kuopion Kauppahalli. El edificio fue diseñado por Johan Victor Strömberg y se inauguró en agosto de 1902. Dentro en sus cerca de 30 puestos puedes comprar todo tipo de productos frescos de la gastronomía de Finlandia.

El otro edificio reseñable de la plaza es el Ayuntamiento. Edificio construido entre 1882 y 1885.

No hay mucho más que destacar en esta plaza y sus alrededores. Desde el Mercado hacia su derecha se inicia una calle peatonal, donde hay algunas pequeñas estatuas curiosas de ver.

Después de este paseo, volvimos a coger el coche para visitar el elegante Koivumäki Manor Restaurant, a unos 12 kms al sur de Kuopio. No era nuestra intención comer allí, pero solo por ver esa enorme mansión de madera de 1792 en una colina cercana a Kuopio, y con unas vistas espectaculares, vale la pena el paseo.

En el día que fuimos, estaba reservado para un evento familiar y tampoco pudimos tomar un té o café de merienda, pero pudimos ver sus elegantes salones y, por supuesto, su hermoso entorno natural.

El último atractivo turístico a visitar en este día, fue uno de los símbolos más representativos de la ciudad de Kuopio. La Torre panorámica de Puijo, en la calle Puijontie,135. 

De unos 75 metros de altura se localiza en una colina, a 200 metros sobre el nivel del mar. Se construyó en 1963 y en su nivel más alto se encuentra un restaurante giratorio.

Como no puede ser de otro modo, las vistas son impresionantes, pudiéndose admirar toda la ciudad de Kuopio, construcciones como la plataforma de saltos de esquí y el bellísimo entorno lacustre en el que se ubica.

Subir a la torre, en su ascensor, cuesta 6 euros que por supuesto vale la pena pagar. Después de subir a la Torre Puijo, ya volvimos al Camping Rauhalahti. Paramos en el camino en un supermercado a comprar lo que iba a ser nuestra cena del día. Un apetitoso pescado, parecido a una lubina, que una vez más queríamos asar en la barbacoa del camping y unos huevos fritos. 

Cuando llegamos, la barbacoa no estaba aún encendida.   Teníamos la opción de intentar encenderla nosotros, o la más inteligente de esperar a que algún experto campista finlandés tuviera a bien hacerlo. Elegimos la segunda opción, esperar.           

Como aún era temprano para cenar, según nuestro horario español, dimos un completo paseo por el entorno del camping, en el eterno atardecer de estas latitudes, admirándonos una vez más de su extraordinaria belleza.

Los preciosos lagos de aguas calmadas, que son como auténticos espejos donde se reflejan los preciosos y espesos bosques de coníferas de sus orillas y donde flotan sugerentes nenúfares. Antes, eso sí, es recomendable ponerse protector contra los enormes mosquitos que tanto abundan por esa zona.

De vuelta a la cabaña, pudimos comprobar con gran alegría que ya, un buen vecino turista había encendido la barbacoa, con lo que una vez ellos habían terminado de prepararse su cena, nos dispusimos a preparar el exquisito pescado que habíamos comprado. 

Una vez terminada la cena, a descansar y reponer fuerzas para el dia siguiente, donde terminaríamos nuestra visita a Kuopio y continuaríamos explorando la región de los mil lagos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s