Y día 20º: 23 de Agosto: VENECIA – SEVILLA.

Llegó el día del regreso. El avión de la compañia Vueling con destino Sevilla, partía del aeropuerto Marco Polo de Venecia a las 9:55 h. Así que a las 8:00 h. debíamos estar en la Piazzale Roma para tomar el autobús hasta el aeropuerto. Desayunamos en la misma terminal antes de tomar el vuelo que nos llevaría a Sevilla a las 12:40 h., un total de 2 horas y 45 minutos de vuelo.

El avión sobrevuela la ciudad de los canales, con lo que desde su ventanilla tenemos la oportunidad de ver su silueta en forma de pez. Las últimas vistas de los canales y plazas de la ciudad, sus tejados rojizos sirven de despedida para un viaje de 20 días en el que hemos tenido la oportunidad de vivir grandes sensaciones, conocer sitios distintos con su encanto particular. Lugares desconocidos para nosotros y que a partir de ahora quedarán guardados en nuestra memoria, que recordaremos por siempre. Bellas ciudades y pueblos, brillantes costas azules, increíbles parajes naturales, castillos, … Y la gente, los habitantes de esos lugares, su gastronomía, su folklore… Recuerdos imborrables, que refrescaremos con los cientos de fotos realizadas.

Partimos de Venecia, con nuestros recuerdos, con el surtido de pasta italiana, los colgantes de Murano, las trufas de Hum, la camiseta rayada de Dubrovnik, esa botella de Dignac de la península de Peljesac, esos llaveros, … pero sobre todo la añoranza de haber estado en un lugar único e inigualable.

Ahora mientras la silueta de Venecia se pierde en el Horizonte, mientras el avión se introduce entre las nubes, no podemos más que recordar: Los canales de Venecia, Istria, el coliseo de Pula, la experiencia de Valalta, la elegancia de Zagreb, el Castillo de Predjama colgado de la montaña, la limpieza de Ljubljana, los castillos del norte de Croacia, la efervescencia de Belgrado, los Lagos de Plitvice, Zadar, Split, la Perla del Adriático, el Puente de Mostar, la ciudad más pequeña del mundo, los colores de Burano… interminable enumerar todo lo visto y más difícil describir lo vivido.

Frases y palabras que se repiten en nuestra mente y que nos traen recuerdos divertidos: “Cestarina”, “kuna”, “Dovrodolsi”, “Recalculando la ruta” “Psch, es que a los españoles los castillos, …”,Adrianooo, corri, corri”. Momentos complicados: el Rent-a-car de Porec, que nos dejó tirados, la búsqueda de soluciones. Las veces que nuestro Navegador GPS parecía que no iba a ser capaz de llevarnos a nuestro destino, las multas, la grúa que se llevó nuestro coche mal aparcado.

Los hoteles y alojamientos: Desde los bonitos apartamentos de Pula o Split, el lujo de Zagreb, la originalidad de Belgrado, la sencilla funcionalidad de Dubrovnik, Zadar, Venecia o Trieste, o la encantadora humildad de Plitvice.

Y la comida: Las secas barbacoas del interior de Croacia o de Belgrado, el cevapici, las sardinitas de Istria, la pasta italiana, los siempre socorridos kebaps, los pescados y mariscos de Split, los mejillones de Dubrovnik o las ostras de Mali Ston.

Y es lo que queda, los recuerdos, las fotos, los videos, … y este humilde blog que he confeccionado para no olvidar lo vivido, y para que, si alguien lo lee, le pueda servir de guía para un viaje posterior, a estos países: Italia, Croacia, Eslovenia, Serbia y Bosnia-Herzegovina, que a nosotros nos han dejado una huella imborrable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s