Dia 2º: 16 Julio: MADRID – ROMA – BUCAREST

Ruta del día:

En Avión. Madrid – Roma: Salida: 6:30 – Llegada: 8:55 Roma – Bucarest: Salida: 11:20 – Llegada: 14:25 

Después de una noche nada cómoda en el Aeropuerto de Barajas, embarcamos con destino Roma a las 6:30 h. El cansancio acumulado nos hizo dormir durante casi todo el vuelo, llegando al aeropuerto de la Ciudad Eterna sobre las 9:00 h. Teníamos algo más de una hora de espera en el Aeropuerto, antes de tomar el vuelo hacia Bucarest. Tiempo que aprovechamos para desayunar en un Self Service del propio Aeropuerto.

A las 11:20 h partió el vuelo con destino Bucarest, y después de sobrevolar la Costa Dálmata, y las tierras de la antigua Yugoslavia, llegamos a Bucarest alrededor de las 14:25 h. 

Bucarest nos recibió con un día nublado y lluvioso. Pero la peor noticia de nuestra llegada a la capital de Rumania fue el extravío de una de nuestras maletas. Cosa por desgracia bastante común cuando se realizan viajes con escalas. Cuando esto sucede lo primero es presentar la reclamación pertinente en el Mostrador de Pérdida de Equipajes. Es necesario informar de donde nos vamos a alojar en los próximos días, para que, si aparece la maleta, nos la lleven al hotel.

Después de estos trámites, tomamos un taxi que nos llevó hasta el que iba a ser nuestro alojamiento en Bucarest. El lugar era una casa de huéspedes, tipo Bed&Breakfast, cuyo nombre era Villa 11 B&B (38,00 € por noche) muy cerca de la estación de trenes Bucuresti Nord. A decir verdad, el alojamiento, regentado por una amable madre de familia, era bastante cutre. Una casa con un mobiliario muy viejo y destartalado, camas incómodas y chirriantes, sabanas sin planchar y baños dignos de la época comunista. Realmente no es el mejor sitio en el que nos hayamos alojado nunca. A pesar de tener buenas posibilidades si se hubiera cuidado un poco su aspecto. 

Después de dejar la única maleta salvada del viaje, nos dirigimos hacia la estación para comer algo y sacar los billetes de tren para el viaje que haremos en dos días hasta Brasov. También en la estación compramos algunos útiles de aseo que había extraviado con la maleta. Y después volvimos al hotel a descansar un rato, que nos hacia falta.

Después del reparador descanso, tomamos el metro hasta el centro de Bucarest, bajándonos en la tremendamente destartalada y casi asolada, estación de la Universidad de Bucarest, La plaza de la Independencia, donde se encuentra el Km.0 de la Libertad Democrática, lugar de gran simbolismo para este país que tanto sufrió con la dictadura comunista de Nicolae Ceaucescu. Frente al Km.0 se encuentra el imponente edificio del Teatro Nacional y junto a él el Hotel Intercontinental, uno de los más lujosos de la ciudad. 

La verdad es que en este día no hicimos mucho más. Paseamos por la zona y entramos en un cibercafé para imprimir los bonos de los próximos hoteles donde nos íbamos a alojar y que se quedaron en la maleta extraviada. Y después de cenar en un local de la zona, nos retiramos a la pensión con la intención de descansar para al día siguiente, con fuerzas renovadas conocer la ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s