Dia 4º: 7 de Agosto: PULA – TRIESTE – ROVINJ – ZAGREB

RUTA DEL DIA:

Pula – Trieste: 2 h. y 1/2 en Bus.

Trieste – Koper (Capodistria): 23 km.

Koper (Capodistria) – Rovinj: 86 km.

Rovinj – Opatija: 85 km.

Opatija – Zagreb: 175 km. TOTAL: 369 Kms.

Segundo intento de visitar Istria.

“A quien madruga, Dios le ayuda”, dice el refrán.

Como nuestro autobús partía de Pula a las 7:00, pedimos a la propietaria del apartamento la noche anterior que nos pidiera un taxi para las 6:00. El taxi llegó unos cinco minutos antes. Y como no había tráfico ninguno a esas horas de la mañana nos llevó enseguida hasta la estación. Cuando bajamos del taxi vimos el autobús ya ahí parado esperando. Así que llevamos las maletas para meterlas en la bodega. En ese momento el chofer, en croata, nos dice algo así como: “Eh! a donde vais, las maletas las guardo yo”. Guarda las maletas, nos pide los tickets, y nos dice que podemos subir, no sin antes cobrar un dinerillo por el trasporte de las maletas.

Nos subimos en el autobús y casi inmediatamente, éste arranca e inicia el viaje, ¿a las 6:00?. Nos habíamos metido en el autobús anterior. Así que como nadie dijo nada, pues salimos una hora antes de lo previsto.

El trayecto hacia Trieste dura aproximadamente 2 horas y media, teniendo varias paradas en el camino, y teniendo que atravesar tres fronteras de países. Este trayecto nos permite contemplar la vasta orografía de Istria, con profundos valles y montañas, y bosques espesos.

Istria es la mayor península del Mar Adriático. Se encuentra localizada entre el Golfo de Trieste y la costa de Kvarner/Quarnaro, en Croacia.Desde 1945 está dividida entre Croacia (a la cual corresponde la mayor parte), Eslovenia (que tiene en el norte de Istria su única salida al mar) e Italia (que ha mantenido un muy pequeño territorio, casi inmediatamente al sur de Trieste). La prefectura de Istria es la más occidental de Croacia.

El nombre viene de los ilirios de la tribu de los Histri, tierra a la cual el geógrafo griego de la antigüedad Estrabón se refirió como una región agradable para vivir. Para los romanos, Histri era una zona habitada por una feroz tribu de piratas ilirios, protegidos por las dificultades que presentaban las costas de la península para su navegación. Soportaron dos campañas militares de los romanos para finalmente caer en batalla en el año 177 a. C. 

El emperador Augusto incluyó Istria en las provincias de Italia y creó allí colonias de veteranos legionarios del sur de Italia para romanizar la región. Esto conllevó que toda la península istria estaba completamente latinizada en los tiempos del emperador Constantino.

Después de la caída del Imperio Romano occidental, la región fue conquistada por los godos, los lombardos, anexionada al reino franco por Pipino III en 789, y después sucesivamente controlada por los duques de Carintia, Meran, Baviera y por el patriarca de Aquilea. A partir del año mil la mayor parte de Istria se convirtió en territorio de la república de Venecia. Pasó a los Habsburgo en 1797, (invirtiendo este hecho temporalmente Napoleón en 18051813), cuando la península fue parte del Reino napoleónico de Italia.

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, Istria fue asignada a Yugoslavia, salvo una pequeña parte del rincón noroeste que formó la Zona B oficialmente independiente Territorio Libre de Trieste; sin embargo la Zona B quedó bajo administración yugoslava y después de facto, tras la disolución del territorio en 1954 en que fue incorporada a Yugoslavia. Sólo la pequeña ciudad de Muggia, cerca de Trieste, formando parte de la Zona A que permaneció con Italia, quedó italiana. En la nueva república federal de Yugoslavia, Istria fue dividida entre las repúblicas de Croacia y de Eslovenia (aparte la pequeña ciudad de Muggia, que quedó italiana). Tras la ruptura de Yugoslavia en 1991 esta subdivisión administrativa fue una frontera entre estados independientes.

Bueno, pues llegamos a Trieste, sobre las 8:30 h. con tiempo de sobra para desayunar en la estación de trenes, y luego ir, por fin, a recoger nuestro coche. Y allí estaba, un Fiat Punto plateado, servido por la compañía Avis, vehículo que nos acompañaría en nuestro viaje por 16 días, y cuyo alquiler nos costó unos 620 €, aproximadamente 38 € al día.

En este punto del viaje, empezó a tomar relevancia un aparatito que nos ayudó muchísimo en nuestra ruta. La verdad es que tiene un carácter especial el aparatito. Nuestra relación con él ha sido de amor-odio durante el viaje, pero en honor a la verdad nos ha llevado a sitios y lugares a los que de otra forma muy difícilmente hubiéramos llegado. o cuando menos, habríamos tardado mucho mas tiempo en llegar. Me refiero al GPS-Navegador Garmin, el “Tomtom”, o como cordialmente lo bautizamos “El Tonto”. Para un viaje como el nuestro es muy recomendable llevar un GPS-Navegador, con el mapa de Europa debidamente cartografiado. Te facilita mucho el viaje. Aunque a veces te pueda enredar un poco. Por este motivo también recomiendo llevar un mapa de carreteras del país y tampoco esta de mas haber consultado antes del viaje la web: www.viamichelin.com e imprimir los distintos mapas y rutas que teníamos pensado hacer durante el viaje.

Pues bien, hecha la mención a nuestro amable colaborador, iniciamos al fin nuestro “Segundo intento de visitar Istria”.

La primera parada recomendada del viaje es en Eslovenia, en la localidad de Koper (en italiano Capodistria). Koper es una ciudad portuaria de Eslovenia (ver litoral esloveno), país cuya costa adriática tiene 47 kilómetros. Está situada justo al sur de la ciudad italiana de Trieste, a unos 23 km.

Su historia y cultura son fuertemente italianas por su largo pasado veneciano. Lo más valioso y notorio desde el punto de vista arquitectónico es el Palacio de los Pretores, construída del siglo XIII al XV, y la catedral de San Nazario, del siglo XIV. Ambos edificios son de estilo gótico-veneciano y están situados en la céntrica Plaza de Tito.

Koper era un pequeño asentamiento en una isla del Golfo de Trieste. En la antigua Grecia el lugar era conocido como Aegida y los romanos lo llamaron Capris, Caprea, Capre o Caprista, es decir, isla de las cabras. Existen testimonios de la existencia de un importante comercio entre Venecia y Capodistria ya en 932. Y en 1279 Koper pasó a formar parte de la República de Venecia. La ciudad se convirtió en el centro administrativo de Istria y era llamada por los venecianos Caput Histriae, la capital de Istria. De ahí proviene su nombre italiano actual, Capodistria.

La llegada de Napoleón puso fin a la “Serenísima República de Venecia” en 1797 y la ciudad pasó a ser francesa (1797-1809) y austríaca hasta 1918. En 1825 la isla fue unida a tierra firme. Tras la Primera Guerra Mundial y en virtud del Tratado de Rapallo (1922) Koper pasó a Italia junto a una buena parte de la costa adyacente. En 1947 se convirtió en parte de la zona libre de Trieste. En 1954 pasó a formar parte de Yugoslavia.

Como curiosidad, en la calle Kidričeva, que parte de la Plaza de Tito, puede verse una placa conmemorativa escrita en castellano que recuerda a los combatientes antifascistas eslovenos muertos en defensa de la Segunda República española, llamados por ello Španski borci (combatientes de España) o simplemente Španci (españoles).

Después de una breve visita de esta ciudad, continuamos viaje hasta Rovinj, uno de los puntos fuertes de nuestra visita a Istria.

Situada en la costa occidental de la península de Istria, Rovinj es un muy popular destino turístico y un activo puerto pesquero. Era ya un asentamiento de las tribus Ilirias antes de ser capturada por los romanos que la llamaron Arupinium o Mons Rubineus y mas tarde Ruginium y Ruvinium. Entre 1283 y 1797 fue una de las ciudades más importantes de Istria bajo el dominio de la República de Istria. Durante ese periodo fue fortificada con dos filas de murallas con tres puertas. Cerca del muelle se encuentra la Puerta o Arco de Balbi. que data de 1680, y mantiene en su parte frontal el símbolo del León de Venecia, como ejemplo de su pertenencia a esa Republica durante el periodo de su construcción. A destacar también en la proximidad de la puerta la Torre del Reloj de estilo Tardo-renacentista.

Otro edificio resaltable de Rovinj es la Iglesia de Santa Eufemia, del s. XVIII. Es el edificio barroco más grande de Istria. Domina el centro de la ciudad vieja, y lleva el nombre de la santa patrona de la ciudad. La fachada, en estilo barroco veneciano fue añadida a mediados del siglo XIX. La torre campanario tiene 60 metros de alto, y está coronada con la estatua de Santa Eufemia, la cual muestra la dirección del viento girando como una veleta.

En su interior se encuentra la tumba de Santa Eufemia. muy venerada por los lugareños. El sarcófago data del siglo III, es de mármol, pero está sin terminar. Tiene más o menos 208 cm. de largo, 195 cm. de altura y 95 cm de ancho. Dentro se guardan los huesos de la santa, envueltos en fina tela dorada. Un bonito lienzo retrata el momento de la llegada de las reliquias de la santa a Rovinj.

Eufemia era hija de un respetable hombre de Calcedonia, cerca de Constantinopla. En la época de Dioclesiano, en el año 303, fue tomada prisionera, torturada, y finalmente arrojada a los leones. Por lo general, se la representa con la palma del martirio, la rueda y a su lado, uno o más leones.                                                                               .                                              
Cristianos devotos recogieron su cuerpo y lo llevaron a Constantinopla, donde el Emperador Constantino hizo edificar una iglesia en su honor. Su sarcófago permaneció allí hasta que llegaron los iconoclastas, en el 800. De acuerdo a la tradición, una noche de tormenta, el sarcófago desapareció de Constantinopla, y el 13 de Julio de 800 llegó a la costa de Rovinj. Fue recogido por un joven, que, arrastrándolo con la ayuda de dos caballos, lo llevó hasta la iglesia de San Francisco. La aparición del sarcófago se consideró milagrosa, de modo que los habitantes empezaron a venerar a la santa como su Patrona.

A parte de visitar estos monumentos, no hay que dejar la oportunidad de perderse por las estrechas e intrincadas callejuelas del centro histórico de Rovinj, donde se percibe un bonito ambiente bohemio, hippie o alternativo, con las numerosas tiendas de artesanía y pequeñas galerías de arte, donde artistas locales muestran sus obras de arte.

Por último, y no menos reseñable, Rovinj destaca por su costa, y sus playas de gravilla, y aguas transparentes. Una magnifica opción para descansar después del paseo por la ciudad o para huir del calor veraniego. De entre las distintas playas de la zona, me gustaría destacar por su peculiaridad el Campamento Naturista Valalta. Construido en los años 60, pasa por ser uno de los mayores complejos nudistas de Europa. Con unas espectaculares instalaciones, vale la pena darse un paseo para conocerlo. Se encuentra a unos 4 km de Rovinj. Si no estás alojado allí, es necesario aparcar el coche a la entrada y acceder caminando. Único requisito: cumplir las normas en cuanto a vestuario, es decir nada de ropa, en su interior.

Y después, del baño y relax en Valalta y la visita a la ciudad de Rovinj, dejamos al fin la región de Istria, aunque volveremos fugazmente al final de nuestro viaje, partimos rumbo a la capital de Croacia, Zagreb. La distancia es grande, unos 260 km, aunque buena parte de ellos en autopista. A reseñar que las autopistas en Croacia son todas de peaje. Cuando te incorporas a la autopista hay que cruzar un Peaje, o Cestarina, donde se recoge un ticket en una maquinita, lo que hace levantar la barrera. Despues cuando se abandona la autopista hay otra Cestarina, donde hay que abonar el importe del peaje. Las autopistas son de una calidad excepcional, aunque en la de Istria a Zagreb hay pocas gasolineras, con lo que conviene llevar el depósito del coche bien lleno.

El resto de carreteras de Croacia es de menor calidad, normalmente de un carril por cada lado, buen firme, pero muchas curvas, sobre todo en la zona de la costa croata, y también mucho trafico. Otra indicación: los croatas, por lo general, conducen muy o mal. Van muy estresados. Son egoístas, agresivos y de malos modales al volante, difícilmente te dejaran paso, y además si van detrás te apremiaran para que corras más, o simplemente, te quites del medio. Así que paciencia con ellos y sus insultos.

Como la distancia a Zagreb es larga, es conveniente hacer alguna parada intermedia. Un lugar interesante es Opatija, Situada en la Bahia de Kvarner, Opatija era una ciudad antes muy mundana en la cual, desde la mitad Siglo XIX residieron los reyes, los emperadores, aristócratas, personas muy ricas y artistas famosos, llegándosela a llamar la “Niza austriaca”. El primer hotel data de 1840, y desde entonces se convirtió en un lugar donde disfrutar de los beneficios de las estancias en el mar para la salud.

Después de estirar un poco las piernas, en Opatija, y de tomar un refresco, continuamos ya sin detenernos hasta Zagreb. a donde llegamos cerca de la medianoche. Nos alojamos en un magnifico Hotel, el Hotel Panorama Four Points by Sheraton. De cuatro estrellas. Una excelente oferta (60 € la noche) que encontramos en internet nos permitió alojarnos en este magnifico hotel por cuatro días.       
El día fue muy largo, así que a dormir, que mañana visitamos la capital de Croacia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s